/ Un poco de historia

¿Desde cuándo?

Nos conocimos en nuestra más tierna infancia y gracias a esto, forjamos una amistad de las que no se pierden.

 

Amistad que se convirtió, en nuestra adolescencia, en una unión cómica surgida de las inquietudes teatrales de los dos. Es así como Fernando y Juan crean cómicoscrónicos.

 

¿Qué hemos hecho?

Somos jóvenes, pero la experiencia va ganando puntos, y eso significa que la juventud se torna en madurez creativa. Siempre hemos sido inquietos y nos hemos atrevido con todo. 

  

Comenzamos dirigiendo y produciendo nuestros propios espectáculos (de humor que incluían diferentes sketches con música en directo); hemos trabajado -y seguimos haciéndolo- con diferentes compañías de teatro extremeñas; hemos sido humoristas y presentadores de TV; en 2010 creamos la primera webserie extremeña; hemos protagonizado cortometrajes y coqueteado con el cine y nos embarcamos en la aventura de la radio hace casi diez años. Años en los que hemos hecho de todo: actores, colaboradores, guionistas, presentadores y locutores.

 

Nos gusta la radio

 

cómicoscrónicos ha estado presente en la emisora pública regional desde el 2008. Primero como colaboradores en el programa “Mundo Feliú” y después en la segunda versión del mismo, “Tiempo Feliú”. Más tarde, creamos, escribimos y codirigimos junto a Javier Llanos “Las insólitas aventuras de los hermanos Freyre”, una aventurera y científica serie de ficción radiofónica. Después, es el magazine “El sol sale por el oeste” el que requiere las locuras de cómicoscrónicos.

 

En este último programa, hemos tenido tres diferentes secciones: “Socialbility Experiment Science” de entrevistas callejeras, que tuvo dos temporadas; “Crónicos de una Entrevista” donde entrevistábamos a personajes relevantes del panorama nacional y regional, y “Tú a Londres y yo a Badayork”  en la que Juan desde Londres, y Fernando desde Badajoz, median fuerzas lingüístico-sociales entre españoles y británicos.

 

En la actualidad, dirigimos, presentamos y producimos LaBerrea89. Un espacio donde rendimos culto a la tecnología, a la ciencia, al cine y a la TV, a los videojuegos, los cómics y a la música. Un espacio sin complejos, que se cultiva en el caldo del humor y la cultura pop, siendo estos una excusa perfecta para reírnos de nosotros mismos.